Blunt Wrap Double Platinum - Watermelon (Jade)

Regular price RM5.00 Sale

If you like thick smoke, Double Platinum Blunt Wraps are for you. Add some succulent flavour to your blunt roll with these double pack blunts. The aroma and taste you get from this fresh blunt is second to none!

  • Tastes like Watermelon
  • 2 Blunts per pack
  • Airtight foil packaging

 Check out all Double Platinum Blunt Wrap flavours and save when you buy in bulk here!

Customer Reviews

Based on 3 reviews
67%
(2)
0%
(0)
0%
(0)
0%
(0)
33%
(1)
A
A.S.
Superb item!

just its doesn't glued nicely

G
G.y.
Nice

Nice

U
U.s.
Sabe a sexo (sale mal)

A quien corresponda:
Estaba con mi grupo de amigos fumando tranquilamente y nos disponíamos a encender el blunt, picados por la curiosidad y heridos de la ignorancia. Al principio, quemando el papel sobrante, el olor era bastante agradable y dulzón. Pero eso, desafortunadamente, resultó ser efímero.
El muy desgraciado sabía a situación. Y os preguntaréis "Oh, ¿a qué se refiere con que sabe a situación?". Pues que en el aire bailotea un cierto olor que solo ha podido llegar a existir tras haberse dado una serie de hechos que han probocado esa combinación específica de aromas. Y en este caso la situación es el sexo. Sabe a lo que huele una habitación de estudiantes que acaban de copular con la pasión y torpeza de dos pubertos. Si equiparamos un sabor a un olor, si cada vez que olemos ese olor, viaja a traves de nuestros sentidos y se establece en la boca, en el gusto... A eso sabe el Blunt de jade. Sabe a sexo y a todo lo que conlleva, pero no a lo bueno, sino mal. Muy mal. Sabe a sudor de pieles restregándose rítmicamente la una contra la otra, sabe a humedad ambiental, sabe a látex y lubricante y ropa caída con dejadez o lanzada pasionalmente a un rincón y cae inutil y arrugada. Es... Es inexplicable, es asqueroso, es una completa a aberración. ¿Sabe a sandía? Sí, sabe a un treintañero medio calvo y con una barba de tres pelos que se ducha dos veces a la semana que se está follando con calcetines puestos a un melón asquerosamente maduro (pero aún algo firme) con un agujero en medio. Follandoselo muy suave pero con firmeza por el ya reseco agujero y también por fuera, con la corteza de la sandía. Restregandose, sacando y metiendo, todo por dentro y por fuera, dejando a su paso un rastro de viscosidad.
Todo eso, en tu virginal boca.
Esa ha sido mi opinión personal junto con la de mi grupo de amigos, esperamos que pueda ayudaros a decidir si compráis o no. Y a su vez es una sugerencia a que cambiéis tal vez vuestro método de producción (o control de calidad)
Eso es todo
Att. Una servidora.